Actualidad

La Plataforma por la Salud Natural apoya que Suiza legalice las terapias naturales y rechaza que “en España se persigan”

suiza legaliza las terapias naturales

Según ha informado la plataforma en un comunicado, se trata de cuatro de las terapias denominadas alternativas en España como son la medicina antroposófica, la homeopatía clásica, la medicina herbaria (fitoterapia) y la TCM sin acupuntura. Tal y como han indicado los profesionales del sector, “la postura del país helvético en favor de las terapias naturales y alternativas, deja aislados en Europa a los colegios profesionales médicos españoles; incluso Portugal ya ha procedido a regular con una de las normativas más progresistas de la Unión Europea”, han abundado.

Con este objetivo, Suiza sometió a referéndum en el año 2009 la decisión libre de sus ciudadanos en torno a la legalización y equiparación de estas terapias con la medicina convencional, incluso en lo relativo a su financiación por el programa nacional de salud de Suiza –equivalente a la Seguridad Social–.

A pesar de que las dos terceras partes del electorado decidieron en favor de la legalización, el Gobierno suizo recabó un extenso informe sobre la polémica homeopatía. La revisión de los datos del mismo fue publicada por este Gobierno a finales de 2011 revelando sorprendentemente que “hay pruebas suficientes para confirmar la eficacia preclínica y la eficacia clínica de la homeopatía para su seguridad y economía, en comparación con el tratamiento convencional”.

Finalmente, se determinó establecer un período de prueba que terminaría a lo largo del mes de mayo de 2017, plazo que ha transcurrido “sin obstáculos” para la definitiva legalización de estas terapias.

Así las cosas, desde la Asociación de consumidores española de terapias naturales y alternativas (Acuprona) se ha valorado positivamente “el derecho de autodeterminación del paciente en la elección de su opción terapéutica en Suiza”, una situación que desde la Psana consideran que debería extrapolarse a España.

ACLARACIONES DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE HOMEOPATÍA ANTE EL EDITORIAL DE EL PAÍS ‘COMBATIR LA PSEUDOCIENCIA’

ACLARACIONES DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE HOMEOPATIA

En referencia al editorial del día 27 de septiembre Combatir la pseudociencia, que viene a sumarse a otros artículos y editoriales publicados con anterioridad, creemos necesario realizar las siguientes aclaraciones:

  1. La homeopatía se vende en farmacias “como un medicamento más” sencillamente porque es un medicamentoAsí lo recoge explícitamente no solo la legislación española sino la europea. Los medicamentos homeopáticos están definidos en la Unión Europea por la Directiva 2001/83/CE y regulados en España por el RDL 1/2015, y autorizados por la Disposición Transitoria 6ª del RD 1345/2007.
  2. La distribución en farmacias es además la mejor garantía de seguridad y calidad de los medicamentos homeopáticos y, por ello, la mejor salvaguarda de los derechos de los pacientes. De hecho, la regulación de la fabricación industrial de estos fármacos aplica las mismas exigencias que para cualquier medicamento, tal y como recoge el Real Decreto 824/2010, del 25 de junio.
  3. Sobre la eficacia de los medicamentos homeopáticos, numerosos estudios clínicos la avalan a pesar de ser un ámbito de investigación relativamente reciente. Hasta finales del año 2014 se habían publicado en revistas con revisión por pares 189 ensayos controlados aleatorizados sobre el uso de la homeopatía para tratar 100 afecciones médicas; el 41% mostró resultados positivos, el 5% negativos y el 54% no fueron concluyentes, datos por cierto muy parecidos a los de la farmacología convencional

Por último, llama la atención que, de todas las mal denominadas “pseudoterapias”, se cite, únicamente, la homeopatía, cuando precisamente nada tiene que ver con ello. Como es bien sabido la homeopatía está integrada incluso en las prestaciones de los sistemas públicos de salud de muchos países europeos avanzados de nuestro entorno.

Desde la Asamblea Nacional de Homeopatía, entidad que aglutina a los médicos, farmacéuticos y veterinarios homeópatas, nos ofrecemos como siempre para atender sus peticiones de información o aclarar dudas cuando tengan previsto volver a tratar este asunto.

http://semh.org/aclaraciones-de-la-asamblea-nacional-de-homeopatia-ante-el-editorial-de-el-pais-combatir-la-seudociencia

Utilidad de la homeopatía para el tratamiento de las enfermedades crónicas

enfermedades cronicas

En ocasiones acuden pacientes a nuestra consulta para ser tratados por un episodio agudo de alguna enfermedad. En lo que no suelen pensar es que la homeopatía también les puede ayudar en el tratamiento de las enfermedades crónicas.

Los tratamientos convencionales para este tipo de patologías son ampliamente conocidos. Sin embargo, no está tan extendido el conocimiento de otras terapias como la homeopatía. En este sentido, el papel del médico como informador sobre todas las posibilidades de tratamiento de que dispone el paciente es vital.

En muchos casos, el tratamiento homeopático acude a la cabeza del paciente para tratarse de forma puntual en un episodio agudo, sin saber que la homeopatía puede servir como tratamiento de fondo para esa enfermedad. En el caso de los enfermos crónicos, el diseño de los tratamientos es más complicado, ya que se trata de personas con una afección duradera en el tiempo y cuya enfermedad tiene una progresión lenta.

En muchos casos, se trata de personas polimedicadas, lo que requiere prestar una especial atención a las posibles interacciones que los medicamentos puedan tener entre sí. Es aquí donde los medicamentos homeopáticos presentan grandes ventajas para el paciente. Como hemos explicado en varias ocasiones, no se han escrito interacciones con otros medicamentos ni tampoco efectos secundarios asociados a su toma.

Algunas afecciones que responden muy bien al tratamiento con homeopatía son aquellas en las que el paciente debe tomar multitud de medicamentos antiinflamatorios, por ejemplo para la artrosis, permitiendo que reduzca el consumo de éstos.

Otra de las ventajas de la homeopatía en el tratamiento de las enfermedades crónicas es que trata de forma integral al paciente, teniendo en cuenta su individualidad, y diseñando un tratamiento específico para cada uno de ellos.

Por último, cabría tener en cuenta también su rapidez de acción. Contrariamente a lo que se suele decir, la homeopatía actúa rápidamente sobre los síntomas del enfermo. Este aspecto es más difícil de observar en el caso de los enfermos crónicos, ya que requiere más tiempo comprobar sus resultados. Esto sucede tanto con la homeopatía como con el resto de tratamientos.

Viendo todas las ventajas que aporta la homeopatía, ¿te atreves a probarla?

Fuente: http://www.hablandodehomeopatia.com/utilidad-de-la-homeopatia-para-el-tratamiento-de-las-enfermedades-cronicas/ 

La “Farmaindustria” alemana se posiciona a favor de la homeopatía

tubos_homeopatiaLa Asociación Federal de la Industria Farmacéutica alemana declara que “la homeopatía es una terapia reconocida y eficaz para los pacientes”.

La Asociación Federal de la Industria Farmacéutica alemana (BPI), el equivalente a Farmaindustria en España, ha emitido un comunicado en el que muestra su apoyo a la homeopatía. Según el documento, se trata de una “terapia reconocida y aceptada por los pacientes alemanes y de primera elección para muchos de ellos”.

Esta afirmación parte de los resultados de la encuesta que el organismo encargó al Instituto para la Investigación Social y el Análisis Estadístico Forsa, uno de los líderes en el mercado de la investigación y aspectos sociológicos Alemania. Según los resultados del estudio, aproximadamente la mitad de los encuestados habría tomado homeopatía, de los cuales un 70% se mostró satisfecho o muy satisfecho con su eficacia y tolerabilidad.

Asimismo, los resultados también arrojan que casi dos tercios de los encuestados consideras importante o muy importante que los organismo políticos trabajen activamente con los médicos para integrar métodos como la homeopatía en los tratamientos convencionales. Además, la mayoría de ellos también considera que las compañías de seguros de salud deberían reembolsar el coste de los servicios relacionados con la homeopatía.

“La encuesta muestra que muchas personas integran la homeopatía como una opción terapéutica complementaria por sus pocos efectos secundarios“, ha señalado el doctor Norbert Gerbsch, subdirector ejecutivo de BPI. “Si el médico y el paciente lo utilizan correctamente y de forma responsable puede tener buenos resultados. La homeopatía ha sido reconocida como tratamiento complementario a la medicina convencional y es solicitada claramente por los pacientes alemanes”, ha afirmado.

Estos datos ratifican que la homeopatía “es una realidad social y sanitaria en Europa, ya que está integrada en los sistemas sanitarios de países de primer nivel como Francia, Alemania y Suiza, con un nivel de satisfacción muy alto”. Francia publicó un estudio a través de su Ministerio de Sanidad sobre el nivel de prescripción de la homeopatía entre los médicos franceses, destacando que cerca del 70% del cuerpo médico consideraba que la homeopatía es una terapia eficaz, siendo prescrita habitualmente por 5.000 médicos generales y por 25.000 de forma ocasional. 

El portavoz de la Asamblea Nacional de Homeopatía (ANH), Gonzalo Fernández Quiroga, ha expresado su satisfacción por el comunicado de la BPI y ha afirmado que desde la ANH “siempre hemos apoyado la visión integradora de la medicina en la que la homeopatía sea una herramienta más de tratamiento. Por eso, fomentamos la formación rigurosa de los profesionales sanitarios en homeopatía para responder a la demanda de los pacientes informados que así lo soliciten y salvaguardar al máximo todos sus derechos”.

FUENTE: http://www.imfarmacias.es/noticia/12807/la-farmaindustria-alemana-se-posiciona-a-favor-de-la-homeopatia

 

 

160 expertos médicos en la I Jornada sobre Evidencias Científicas en Homeopatía

Jornada

Médicos, farmacéuticos, veterinarios e investigadores se han congregado en San Sebastián en la I Jornada sobre Evidencias Científicas en Homeopatía, organizada por la Asociación de Médicos Homeópatas Vasco-Navarros (AVNMH). Más de 160 profesionales sanitarios se han dado cita en esta jornada en la que expertos internacionales representantes de distintas disciplinas han abordado los últimos avances en investigación y las conclusiones que se desprenden de rigurosos estudios científicos publicados sobre homeopatía.

Los especialistas en homeopatía consideran que la divulgación científica en torno a la homeopatía es la vía para seguir mostrando al colectivo sanitario, a los pacientes y a la sociedad en general el lugar relevante que ocupan los medicamentos homeopáticos como terapia integrativa que contribuye a la salud de los pacientes.

La primera jornada ha contado con expertos de relieve internacional como el Dr. Peter Fisher, director de investigación y médico en el Royal London Hospital for Integrative Medicine (RLHIM) de Londres, médico de su majestad la Reina Isabel II y miembro de la asesoría de expertos de la Organización Mundial de la Salud en medicina tradicional y complementaria, quien ha abierto la jornada aportando una visión internacional de la homeopatía y los últimos estudios científicos. Según la base de datos Core-Hom, se han publicado un total de 1.137 ensayos clínicos sobre homeopatía hasta junio de 2017.

“De estos ensayos clínicos, 489 son ECA (ensayos clínicos aleatorizados). Además, 534 son ensayos clínicos controlados frente a placebo y 174 son ensayos comparativos respecto a tratamientos convencionales.  Respecto a los ensayos clínicos aleatorizados en los que se compara la homeopatía con un tratamiento convencional, hay dos por ejemplo que han demostrado que el tratamiento homeopático es tan efectivo como la Fluoxetina (Prozac) para la depresión”, ha explicado el doctor Fisher. 

La homeopatía aporta una reducción en el consumo de antibióticos, antiinflamatorios y psicotrópicos con los mismos resultados clínicos

En el marco de esta jornada se han presentado los resultados del mayor estudio fármaco-epidemiológico realizado en Atención Primaria en Francia, EPI3, donde la homeopatía se encuentra integrada en sistema de salud público. Se trata de un programa de investigación realizado por un equipo independiente de prestigio en el que han participado un total de 8.559 pacientes y 825 médicos de Atención Primaria.

Este estudio, publicado en 11 artículos de revistas científicas internacionales, ha constado de cuatro líneas de investigación: una general, otra sobre infecciones respiratorias de vías altas, del dolor músculo-esquelético y sobre sueño, ansiedad y depresión. “Este estudio demuestra que, con el mismo perfil de pacientes, el mismo tipo de enfermedades y gravedad, los pacientes atendidos por médicos formados en homeopatía han obtenido resultados clínicos similares y sin pérdida de oportunidad que los atendidos por médicos que no la usan”, explica el Dr. Gualberto Díaz, Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y Responsable Científico de la Asamblea Nacional de Homeopatía.

Los resultados demuestran que los pacientes participantes en el estudio con infecciones respiratorias tratados con homeopatía tomaron un 57% menos de antibióticos; los que tenían dolor músculo-esquelético consumieron un 46% menos de antinflamatorios; y los que padecían depresión, ansiedad y sueño utilizaron un 71% menos de psicotrópicos. “Se ha demostrado que se pueden consumir menos medicamentos convencionales, como los antibióticos, los psicótropos o los antiinflamatorios, cuyo uso indebido es un problema de salud pública. Además, esta disminución en el consumo de medicamentos reduce a su vez las reacciones adversas asociadas a su toma”, explica el Dr. Díaz. 

La Toscana: Experiencia de 20 años de medicina integrativa, tanto en medicina general como en oncología

En algunos países europeos, como Italia, la homeopatía se utiliza de forma habitual para combatir enfermedades o de forma preventiva para mejorar la calidad de vida. El Dr. Elio Rossi, médico especialista en enfermedades infecciosas y director de la Clínica Homeopática del Hospital Provincial de Lucca, ha aportado el ejemplo de la Toscana en cuanto a la utilización y aceptación de las medicinas complementarias.

Algunas regiones, incluida la Toscana, han decidido incluir este tipo de medicina como parte de su nivel de asistencias básico en los servicios públicos de salud. “La homeopatía es compatible con tratamientos como la radioterapia y quimioterapia. Además, se ha demostrado que mejora el estado general, la inmunidad, el cansancio, las diarreas y otros efectos secundarios asociados a los tratamientos oncológicos”.

Por otro lado, en Francia y en concreto en la Universidad de Estrasburgo, el profesor Marc Henry, Profesor Física y Química Cuántica de esta institución, ha profundizado en las conclusiones del proyecto DYNHOM sobre la caracterización de las altas diluciones homeopáticas. Según explica el profesor, “las soluciones homeopáticas no pueden ser consideradas como agua pura, tenemos evidencias de que existe un claro efecto al diluir o potenciar una sustancia. Existe una sensibilidad de las preparaciones homeopáticas, para con los campos electromagnéticos, que es fuente de futuras investigaciones”.

Otro de los temas tratados en las jornadas y que despierta gran interés es la agrohomeopatía y las últimas investigaciones sobre el uso de la homeopatía en agricultura biológica. En este sentido, la profesora Niurka Meneses, de la Universidad de Berna, explicó como la homeopatía aplicada a las plantas y a los cultivos contribuye a una agricultura más natural, por la reducción significativa que conlleva en el uso de pesticidas y otros químicos. “Los buenos resultados que hemos conseguidos en agrohomeopatía demuestran que la homeopatía es eficaz, dado que no hay opción a la autosugestión ni al efecto placebo en las plantas”.

Todos estos avances científicos se han expuesto en San Sebastián, ante un auditorio al completo de profesionales de la salud, en la primera Jornada de Evidencias Científicas en Homeopatía. La Dra. Marian Goñi, Presidenta de la Asociación de Médicos Homeópatas Vasco Navarros, ha explicado que “el objetivo de estas jornadas es seguir mostrando a los profesionales sanitarios, pacientes y a la sociedad en general los estudios científicos que avalan la eficacia de la homeopatía. Estas jornadas nacen con la vocación de ser un punto de encuentro para investigadores de primer nivel y el intercambio de experiencias, estudios e investigaciones en torno a la homeopatía. Son muchas las evidencias de la eficacia de la homeopatía y por ello debemos seguir investigando y avanzando en este plano científico para lograr una medicina más integrativa”.

“La homeopatía es parte de la medicina y una terapia más a disposición de los pacientes y profesionales sanitarios que ayuda a conseguir una medicina más personalizada a cada tipo de paciente. De hecho, en países como Alemania, Italia, Bélgica, Suiza, Francia o Reino Unido, la homeopatía está integrada de forma habitual en la práctica clínica”, explica la doctora Goñi. “Los médicos homeópatas sumamos, no restamos. No hay una pérdida de oportunidad porque somos médicos que integramos lo mejor de los medicamentos convencionales y los homeopáticos con un fin claro, la salud del paciente”, concluye el doctor Xabier Ibarburu, organizador esta Jornada.

Fuente: http://prnoticias.com/salud/sala-de-prensa-pr-salud/20163474-jornada-sobre-evidencias-cientificas-en-homeopatia?jjj=1497959597754

Homeopathy Research Evidence Base:

www.homeopathy.ca/pdf/HomeopathyResearchEvidenceBase_10-29-15.pdf

 

10 investigaciones sobre homeopatía por noticiasdeabajo •  Por Extraordinary Medicine

Se han hecho cientos de investigaciones sobre la homeopatía con resultados positivos. En lugar de hacer un relación exhaustiva de las mismas, mostraremos a continuación las diez más sorprendentes y convincentes ( una difícil decisión… el TDAH y el eczema ocupan las posiciones 11 y 12) Nota: cada apartado tiene su correspondiente enlace.
1.- ¿Por qué los cubanos ya no tienen que preocuparse por la leptospirosis ( También conocida como enfermedad de Weil o Ictericia de Weill) ?
Bracho, Gustavo y adl. Aplicaron un preparado homeopático de bacterias altamente diluido para el control de la epidemia de leptospirosis. Homeopatía, 2010: 99: 155-166.
Este ha sido el estudio homeopático realizado a mayor escala, con la participación de 2,3 millones de pacientes de todas las partes de Cuba, que recibieron una dosis del remedio homeopático como prevención de las enfermedades a consecuencia del huracán. Se redujo a casi cero la tasa de infección por leptospirosis, con un coste que sólo supuso una pequeña fracción de lo que se habría pagado por la vacuna. Cuba utiliza ahora el protocolo homeopático en toda la población ( Bracho, Gustavo, comunicación personal).(http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20674839)
En la actualidad están trabajando sobre la gripe, con 9 millones de personas incluidas en la muestra. Manténganse informados.


2.- El meta-meta estudio: evaluando todas las investigaciones
Un meta-análisis es un estudio de las investigaciones, los resultados totales obtenidos en su conjunto. La Facultad de Homeopatía hizo un meta-meta-análisis (http://www.britishhomeopathic.org/export/sites/bha_site/research/evidencesummary.pdf),y encontraron: “ Que cuatro de los cinco ensayos clínicos aleatorios (RCT) daban resultados positivos en términos generales. El quinto ensayo llegó a una conclusión negativa sobre la utilización de la homeopatía”.
Los cuatro ensayos clínicos:

Kleijnen J, P Knipschild, ter Riet G. Los ensayos clínicos de la homeopatía. Br Med J 1991; 302: 316-23.
Linde K, N Clausius, Ramírez G, et al. ¿Son los efectos clínicos de la homeopatía efectos placebo? Un meta-análisis de los ensayos controlados con placebo. Lancet 1997; 350: 834-43.
Linde K, Scholz M, G Ramírez, et al. Impacto de la calidad de los estudios sobre los resultados en ensayos controlados con placebo en la homeopatía.
J Clin Epidemiol 1999; 52: 631-6.
M Cucherat, Haugh MC, M Gooch, JP Boissel.
La evidencia de la eficacia clínica de la homeopatía – Un meta-análisis de ensayos clínicos. Eur J Clin Pharmacol 2000; 56: 27-33.


3.- ¿Puede la homeopatía salvar su vida? Sí.
Frass M. Y adl. realizaron tratamientos homeopáticos en pacientes con sepsis severa (síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS)): un estudio aleatorio, doble ciego, controlado con placebo en una unidad de cuidados intensivos. Homeopatía (2005) 94, 75-80. (http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6WXX-4FYX2J5-5&_user=10&_coverDate=04%2F30%2F2005&_alid=1610060873&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=search&_origin=search&_zone=rslt_list_item&_cdi=7170&_docanchor=&view=c&_ct=3&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=80779e0c3c7da5aed4e73a5c19710eff&searchtype=a) – al comprobar esta dirección obtuve un error en el enlace, URL incorrecta-. Aplicado en 67 pacientes, después de 180 días, el 75,8% de los pacientes tratados con este remedio homeopático todavía siguen vivos, frente al 50% de los pacientes tratados con placebo. Umm… profesor Frass, no haga otra vez esto, deles a todos el tratamiento homeopático.


4.- ¿Tiene efecto placebo en los niños con diarrea? ¿ Y controlado con placebo?
Jacobs, J y adl utilizaron la homeopatía en el tratamiento de la diarrea infantil: resultados combinados y meta-análisis de tres ensayos aleatorios, mediante ensayos clínicos controlados. Pediatric Infectous Disease Journal, 2003; 22:229-34. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12634583) Un meta-análisis de estos tres ensayos clínicos demuestran que la homeopatía redujo la duración de la enfermedad a un cuarto de duración. Los autores recomiendas usarlo conjuntamente con rehidratación oral. Cuando la “diarrea aguda es la principal causa de muerte de los niños en el países en desarrollo, con más de 3 millones de muertes al año en todo el mundo”, no hay excusa para no usarlo.


5.-Influencia en los pacientes con cáncer de mama.
Frankel M. y adl estudiaron los efectos citotóxicos de un preparado ultradiluido en las células del cáncer de mama. International Journal of Oncology 2010, febr; 36(2); 395-403. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubme/20043074?itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_RVDocSum&ordinalpos=1) Conclusión: cuatro remedios homeopáticos produjeron la muerte de las células cancerígenas en el laboratorio, con un efecto similar al de la quimioterapia, pero sin afectar a las células normales. Los autores siguen investigando. Se les sugiere que investiguen mucho más.


6.- Actúa como el Prozac, pero mucho más barato.
Adler U.C. y otros, realizaron ensayos individualizados de Q-potencias frente a la fluoxetina para el tratamiento de la depresión moderada: doble ciego, pero no inferior al ensayo aleatorio. (http://ecam.oxfordjournals.org/cgi/content/full/nep114) Evidencia basada en la medicina complementaria y alternativa, 17 de agosto de 2009. Conclusión: los remedios homeopáticos individualizados son tan eficaces como el Prozac en pacientes que padecen de una depresión moderada a severa.


7.- Con los remedios homeopáticos los resfriados desaparecen antes, sobre todo en los niños.
Tratamiento homeopático y el tratamiento convencional en las afecciones agudas de las vías respiratorias y dolores de oído: un estudio comparativo sobre los resultados en atención primaria. BMC Complementary and Alternative Medicine, 2007, 7:07. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1831487/)
En este estudio de carácter comparativo, en el que participaron más de 1500 pacientes en las consultas de atención primaria de al menos 6 países europeos, concluye que el tratamiento homeopático para los problemas agudos respiratorios y del oído no era menor que los tratamientos convencionales. Pero observe el siguiente gráfico:

https://noticiasdeabajo.files.wordpress.com/2011/01/acute-respiratory-improvement.jpg?w=580&h=326

Figura 3. Se observa un inicio en la mejoría a partir de la primera semana. El inicio de la mejoría en la primera semana de tratamiento ( porcentaje acumulado de pacientes que experimentaron la primera mejoría).

8.- Los pacientes con fibromialgia
Bell I.R. Y adl notaron un mejoría en el estado clínico en los pacientes con fibromialgia tratados con remedios homeopáticos individualizados frente al uso del placebo. Rheumatology (Oxford). Mayo de 2004; 43 (5) :577-82.(http://rheumatology.oxfordjournals.org/content/43/5/577.full) “ Los pacientes a los que se administró el tratamiento mejoraron de forma significativa en el recuento de puntos sensibles y al dolor en ellos, en su calidad de vida, su salud general y se observó una tendencia hacia menores tasas de depresión, en comparación con aquellos a los que se les administró un placebo”.
Y otro:
Relton, C. y adl Asistencia sanitaria dispensada por un homeópata en una consulta habitual como un complemento en el tratamiento de la fibromialgia (FMS): resultados de un ensayo piloto controlado y aleatorio. Homeopatía 98 (2): 77-82 de 2009. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19358959) “ Los resultados demuestran que el grupo tratado con homeopatía individualizada redujo el recuento de puntos sensibles y dolor en ellos, mejoró la calidad de vida relacionada con la fibromialgia, y una mejoría general en su salud”.


9.- ¿Quién dice que la homeopatía no tiene cabida en los hospitales?
Frass y adl., Tratamiento homeopático y convencional para el tratamiento de las afecciones agudas de las vías respiratorias y dolores del oído: un estudio comparativo sobre los resultados en la atención primaria. CHEST, marzo de 2005, vol. 127, nº 3: 936-941. (http://chestjournal.chestpubs.org/content/127/3/936.full) Usted respira de forma autónoma. Quiere respirar más cómodamente, pero se siente atrapado por las secreciones traqueales. Este estudio demuestra que, una vez más, los homeópatas sabían algo. Otros hospitales están trabajando en la difusión de este estudio.


10.- La homeopatía también trabaja a largo plazo.
Diez años ….Witt, C.M., Ludtke R.Baur R, y adl, Práctica médica homeopática; resultado a largo plazo de un estudio de cohorte (Wikipedia:Un estudio de cohortes es un estudio epidemiológico, observacional, analítico, longitudinal prospectivo o retrospectivo, en el que se hace una comparación de la frecuencia de enfermedad (o de un determinado desenlace) entre dos poblaciones, una de las cuales está expuesta a un determinado factor de exposición o factor de riesgo al que no está expuesta la otra) con 3981 pacientes. BMC Public Health 2005, 5:115 ( http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1298309/) Conclusión: la calidad de vida y los síntomas severos de la enfermedad mostraron una significativa mejoría después de dos años, basado en la evaluación médica del paciente. Las afecciones tratadas fueron la rinitis alérgica en los hombres, dolor de cabeza en las mujeres y la dermatitis atópica en los niños.
Seis años… Thompson, E.A. Y adl, Tratamiento homeopático para las enfermedades crónicos; durante 6 años, en el ambulatorio del hospital de estudios universitarios. Revista de Medicina Alternativa y Complementaria, 10 2005; 11 (5) :793-8. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16296912)
Este estudio realizado durante 6 años con 6.544 pacientes tratados homeopáticamente, mostró que el 70% de los pacientes mejoraron su salud. El 50% tuvieron una importante mejoría en su enfermedad de inflamación del intestino, síndrome del colon irritable, problemas de la menopausia y las migrañas. Los niños mejoraron en su eczema y el asma.
Ocho años…
Witt, C.M. Y adl, ¿Es saludable el tratamiento homeopático para los enfermos crónicos? Resultados de un estudio de observación durante un largo periodo, con 3.709 pacientes. BMC Public Health, diciembre de 2008 17; 8:413. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19091085) “ A los pacientes que buscan tratamiento homeopático este remedio les puede caer simpático”.
Ah,y…lo peor.
¿Recuerda que le dije que cuatro de cada cinco meta-análisis muestran que los resultados homeopáticos son positivos? Este es el quinto.
Shang, A. y adl, ¿Son los efectos clínicos de la homeopatía efectos placebo? Estudio comparativo mediante ensayo controlado con placebo de la homeopatía y la alopatía. Lancet 2005; 366:726-32
( http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140673605671772/abstract)
Se escogieron 110 estudios homeopáticos controlados con placebo, y se llegó a la conclusión de que la homeopatía no tiene un efecto mayor que el del placebo, sobre la base de ocho de ellos. Pero no, no se puso de manifiesto que en ocho de ellos se haga una burla a los principios de la investigación científica, la transparencia y la reproducibilidad. Estos y otros defectos hacen de esta investigación un completo fracaso. Sin embargo, este artículo fue ampliamente difundido por los medios de comunicación, con amarga consecuencias para los homeópatas y sus pacientes, especialmente en el Reino Unido.
Vea más investigaciones relacionadas con la homeopatía en:

http://homeoinst.org/
http://www.homeonetresearch.ca
http://www.giriweb.com/
http://www.homeopathy-ecch.org/
http://www.homeopathyeurope.org/
http://www.cam-quest.org/en/
http://www.feg.unesp.br/ ~ OJS / index.php / ijhdr / index
http://www.homeopathic.org/
http://www.amcofh.org/Research/
http://www.britishhomeopathic.org/
http://www.homeopathy-soh.org/
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed : buscar ” homeopatía”

–Gracias al Centro Nacional de Homeopatía y a Dave Brule por ayudarme a redactar esta página.

http://www.extraordinarymedicine.org/2011/01/14/extraordinary-evidence-homeopathys-best-research/

Relacionado

Luc Montagnier se toma en serio la homeopatíaEn “Régimen político y económico”

Un notable informe del Gobierno suizo sobre Medicina HomeopáticaEn “Homeopatía”

El patrimonio médico y farmacéutico en peligro: no dejemos que desaparezcan las tinturas madreEn “Homeopatía”

CUANDO VENGAN A BUSCAR A LOS HOMEÓPATAS…..

Claves para entender la ofensiva anti-homeopática

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata, Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista, Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, porque yo no era judío, Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller (1892-1984)

No sé si vienen a llevarse a los homeópatas pero recientemente el Rector de la Universidad de Barcelona (UB) ha tomado la decisión de suspender el Master en Medicina Homeopática que se venía impartiendo desde hace más de 20 años. La suspensión se ha producido previo informe desfavorable de la facultad de Medicina y, tras la misma, hemos asistido a una campaña sistemática en los medios de comunicación cuyo fin último era descalificar a esta práctica médica. Como las evidencias clínicas avalan el prestigio y la eficacia de la homeopatía desde hace dos siglos (y si no que se lo pregunten a los pacientes), el argumento central en torno al cual pivota la campaña de desprestigio ha sido el “misterioso” mecanismo de acción y la supuesta “ausencia” de principio activo en el medicamento homeopático. Aunque el procedimiento seguido por las autoridades académicas pueda resultar sorprendente (los interesados se enteraron por la prensa), cuando se analiza y se estudia la situación, vemos que la hostilidad y la animadversión hacia la homeopatía han estado presentes desde los orígenes mismos pues a principios del S.XIX también se le acusaba de falta de cientificidad y eso lo hacían médicos que basándose en la teoría humoral galénica prescribían sangrías, vomitivos y purgantes a mansalva. Aún así, la animadversión y la hostilidad podían resultar comprensibles en aquel tiempo, dado el nivel de los conocimientos, pero resulta que en pleno S. XXI, cuando las evidencias científicas parecen avalar la autenticidad del medicamento homeopático, asistimos a una campaña programada de acoso y derribo, como mínimo sospechosa. Y es que el argumento de su falta de cientificidad para expulsarla del templo universitario no es de recibo y no lo es porque en la Universidad se implementan numerosos estudios sobre materias que no son ni científicas ni experimentales. De facto, la misma medicina autocatalogada de científica tiene muy poco de científica, esta disciplina no tiene principios ni leyes que rijan su comportamiento. Es fundamentalmente empírica aunque se nutra de disciplinas que tienen bases científicas como la bioquímica y la fisiología, pero la terapéutica no tiene nada de científica, tiene base experimental pero eso no significa que sea científica. No vamos a sumergirnos en Popper, Lakatos, Feyerabend o Chalmers, por citar a unos cuantos teóricos de la ciencia, para dilucidar que es ciencia y que no, cosa por otro lado

nada sencilla.

La hostilidad, la animadversión y los recelos ya se expresaban de forma más o menos velada, hace unos 20 años, en una ponencia que 5 médicos-científicos presentaron en un congreso de médicos y biólogos en lengua catalana. La ponencia se titulaba Prácticas alternativas en medicina y sobre ella volveremos más adelante. En el punto 6 de las conclusiones de esa ponencia podemos leer literalmente: “La Universidad no es el ámbito más adecuado para la enseñanza de las prácticas médicas sin base científica. Se deberían determinar los criterios de funcionamiento y los mecanismos de control de los centros docentes de estas prácticas”. Esto lo proponían cuando hacía ya una década que se impartía bajo los auspicios de la UB el Postgrado que después pasaría a Master. Y en el último punto de las conclusiones, el noveno, vemos meridianamente expresados los temores, la preocupación por el auge de las prácticas alternativas. Y este punto es el que podemos considerar clave pues constituye el embrión que posteriormente dará lugar a la actual campaña de hostigamiento. En el punto 9 leemos: “El crecimiento progresivo de la utilización de las medicinas alternativas en la sociedad occidental tiene que hacer reflexionar a los médicos particulares y las corporaciones médicas sobre las causas de este fenómeno, y en la necesidad de recuperar para su práctica profesional los elementos atractivos de estas prácticas no científicas…” (las cursivas son mías). A mi juicio, este es el quid de la cuestión, el crecimiento de estas prácticas, es decir la competencia. Es por eso que la pregunta que deberíamos hacernos sería: ¿a qué obedece esta campaña?, o mejor, si la homeopatía y otras disciplinas médicas heterodoxas han gozado en los últimas décadas de una cierta tolerancia y comprensión académico-institucional ¿a qué se debe esta especie de contraofensiva a la que asistimos en diferentes ámbitos y países? y también ¿existen intereses ocultos, más o menos espúreos, detrás del pretendido debate científico?. Trataré de dar respuesta sucinta a estas preguntas.

Para no andarnos con rodeos he de manifestar que la hostilidad desatada no obedece a razones puramente científicas. En los últimos años los estudios en investigación fundamental muestran que las ultradiluciones utilizadas en homeopatía son algo más que agua bendita. Estudios de espectometría, microcalorimetría, resonancia magnética, de nanotecnología y otros métodos avalan que “algo” sucede en el solvente cuando las sustancias se diluyen y se agitan violentamente como manifestó en 2010 Luc Montagnier prestigioso Nobel en Medicina por sus investigaciones sobre el SIDA. Ahora se le acusa poco más o menos que de brujo, y sabido es que “Roma no paga traidores” pues en ciencia se pasa de héroe a villano en un plis-plas cuando uno se aparta de la senda trillada que marca la ortodoxia. Al enemigo ni agua. De todas formas, lo que si resulta sorprendente es que la curiosidad que parece guiar la investigación científica ante muchos fenómenos se diluya en este, y otros casos, y se pase olímpicamente de los hechos (los éxitos clínicos por ejemplo) negándolos sin más, haciendo realidad el famoso aforismo que viene a decir “que si la teoría no encaja con los hechos tanto peor para los hechos”. Constantemente vemos como se destinan, y eso está muy bien, miles de millones de dólares o euros para estudiar fenómenos misteriosos y sorprendentes como los que pone sobre el tapete la mecánica cuántica o la física relativista, por citar solo unos ejemplos. Es posible, como dice Rupert Sheldrake en El Espejismo de la Ciencia, que si una pequeña parte de lo que se dedica a investigación “oficial” se dedicara a investigar otros fenómenos, nuestros conocimientos sobre la realidad tal vez fuesen mucho más fructíferos y profundos. Pero es que hay más, si miramos a nuestro alrededor veremos muchísimos aparatos y máquinas, como las que utilizamos a diario, que se elaboran basándonos en el conocimiento de fenómenos sobre los que se desconoce su razón última; nadie sabe por qué se genera

electricidad al mover un conductor en un campo magnético y, viceversa, no se sabe por qué se genera un campo magnético por un conductor por el que discurre la electricidad. Sin embargo, conociendo ese principio hemos construido potentes electroimanes y otros artefactos que a nuestros ancestros les hubieran parecido “magia potagia”. Nadie sabe el por qué de la fuerza de la gravedad como diría la física clásica, sencillamente se constata, y nadie sabe por qué los cuerpos con masa curvan el espacio-tiempo como diría la física relativista. Sin conocer las razones últimas pero sabiendo cómo operan, los humanos hemos conseguido crear auténticos prodigios. En lo que respecta a la homeopatía, como clínico, no preciso saber la razón última o principio activo del medicamento homeopático (aunque si la sé mucho mejor), simplemente me basta con saber que preparando una ultradilución de una sustancia vegetal, animal o mineral y realizando un proving (experimentación) puedo saber el cuadro patogenético que produce en los experimentadores para luego por similitud aplicarlo en la clínica y conseguir curaciones y mejorías extraordinarias. No, la ofensiva contra la homeopatía, no es un problema que verse sobre su cientificidad.

Y claro que hay que hacer estudios y ensayos sobre su eficacia, que ya se hacen. Lo que no es de recibo, por su falta de rigor y perversión metodológica, es pretender evaluar la eficacia de los tratamientos homeopáticos con procedimientos propios de otras disciplinas médicas. Cuando cursaba estudios de Historia (en la UB por cierto), en la asignatura de Antropología te enseñaban que a la hora de estudiar una determinado grupo humano o formación social, había que tratar de aparcar los prejuicios y esquemas mentales propios, para estudiar a ese colectivo desde sus propias claves culturales. Lo otro permitiría juzgar, etiquetar a esa formación pero no permitiría entender absolutamente nada. Algo de esto anda ocurriendo entre los “voceros científicos” que se apresuran a decir que si no hay moléculas, no existe principio activo y que por tanto las curaciones son debidas al efecto placebo o a las remisiones espontáneas. Parece ser que el único principio activo es el molecular. Es comprensible pero no es aceptable. Es comprensible que una disciplina médica que basa su acción terapéutica en la inundación del torrente circulatorio por compuestos químicos defienda ese principio activo, ese mecanismo de acción; es comprensible porque su acción médica no busca una respuesta curativa, busca en la mayoría de los casos bloquear una determinada respuesta biológica catalogada de patológica. En este caso, el cuerpo humano o animal es un objeto pasivo donde se produce una guerra en la que se muestra el poderío (la eficacia farmacológica) de la sustancia química administrada y por eso es teóricamente fácil contrastar la acción antiinflamatoria del diclofenaco en relación al placebo, o en relación a otro antiinflamatorio. Pero lo que no es comprensible es pretender comparar la acción de un antiinflamatorio químico versus un medicamento homeopático, como el Rhus toxicodendron, en la artritis reumatoide por poner un ejemplo de los existentes. Hay que tener presente que la medicina convencional trabaja sobre el “disease” por utilizar el anglicismo que Xavier Granero – traumatólogo con estudios de antropología- utiliza en la ponencia ya mencionada, para referirse a la enfermedad objetivada, la que se diagnostica con análisis, radiografías, etc. pero la homeopatía trabaja sobre el “illness” o enfermedad sentida por volver a utilizar el anglicismo al que recurre Granero. En medicina convencional, para tratar los casos de artritis reumatoide, se administrará teóricamente a todas las personas el medicamento que haya mostrado más eficacia farmacológica (y digo teóricamente porque quizás se prescriba el medicamento que los laboratorios hayan conseguido imponer en el mercado por su mayor rentabilidad); en medicina convencional se trata la enfermedad, el “disease”, no se trata al enfermo. La homeopatía, en los casos de artritis reumatoide, buscará a través del “illness”, a través de la enfermedad sentida, los síntomas y características reactivas del enfermo que le

conducirán a la selección de un medicamento que ha de provocar una respuesta curativa; el medicamento puede ser Rhus tox., Staphysagria, Ferrum sulphuricum o cualquier otro, porque la individualización es fundamental para prescribir el medicamento con mayor nivel de similitud. Ya sé que este lenguaje a muchos les sonará a chino pero a la hora de hacer estudios clínicos comparativos se tendrán que tener en cuenta las características metodológicas de cada disciplina y entonces si quieres evaluar tendrás que comparar, por ejemplo, tratamiento alopático versus tratamiento homeopático pero no tal medicamento químico versus tal medicamento homeopático, en una determinada patología. Lo demás es perversión metodológica pura y dura y no enterarse de nada como recuerda la Antropología.

Y claro que no existen anticonceptivos homeopáticos, ni anestésicos, como burdamente le reprochaba, un pretendido científico apellidado Boas, al director del Master suspendido en un debate radiofónico. No existen anticonceptivos homeopáticos, ni anestésicos, ni existirán, eso sencillamente es imposible, los medicamentos homeopáticos no son drogas químicas y no bloquean respuestas fisiológicas. Afirmar eso es una solemne tontería y es un ejemplo palmario más de que el Sr. Boas no entiende absolutamente nada, instalado como está en su propia atalaya científica. Estaba mezclando “las churras con las merinas” y encima con prepotencia, chulería, ignorancia y perversión. La perversión, en este caso, vuelvo a repetir, es en principio metodológica, suponiendo que detrás no haya otras perversiones. La perversión metodológica aparece cuando trasladas este procedimiento, es decir “tu procedimiento”, a otras disciplinas médicas cuya terapéutica consiste en buscar una respuesta curativa, una reacción. No olvidemos que somos seres vivos y los seres vivos responden constantemente a los más diversos estímulos intentando mantener siempre el equilibrio, la homeostasia que diría Claude Bernard. Sí, sí, somos seres autorregulados, condición fundamental que a menudo se olvida en la práxis médica que es hegemónica. Y esa capacidad de respuesta de los diferentes seres vivos es lo que pretenden utilizar la homeopatía y la acupuntura, cada una con su propia metodología. El principio activo y/o mecanismo de acción de la acupuntura, por ejemplo, se basa en estimular mediante agujas, y otros procedimientos, determinados puntos del cuerpo para recuperar el equilibrio perdido, o hacer desaparecer el dolor. Olvidándose de la Antropología, esperemos que no pretendan buscar restos de las agujas en la sangre para encontrar el mecanismo de acción del principio activo. La homeopatía, por su parte, estimula, busca una respuesta curativa, administrando sustancias altamente diluidas y dinamizadas a un ser vivo para que responda a través del principio de similitud, ese es su principio activo y/o mecanismo de acción. No, la ofensiva contra la homeopatía tampoco radica en su utilidad clínica y en su validación, aunque ello y el principio activo sirvan de excusa.

Creo que la clave para entender la ofensiva contra la homeopatía hay que buscarla, desgraciadamente, en el mercado. La homeopatía y otras prácticas médicas han crecido mucho en los últimos treinta años y parece ser que eso molesta. Obviamente no se dice abiertamente, estamos en una sociedad con una economía de libre mercado y la libre competencia es uno de sus pilares fundamentales. Pero aunque sea uno de los pilares fundamentales, la emergencia de un competidor o un grupo de competidores puede resultar amenazante y las estrategias para competir y/o eliminar a un competidor pueden ser múltiples y diversas. Al respecto los estamentos médicos hace más de 20 años que muestran inquietud como hemos comentado anteriormente. Veamos:

Cuando era Presidente de la Sección de los Médicos Homeópatas del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), el Dr. Miquel Bruguera Presidente del COMB me remitió una ponencia titulada Prácticas Alternativas en Medicina que un grupo 5 de médicos (entre los que él figuraba) había presentado en el XVI Congreso de

Médicos y Biólogos en Lengua Catalana celebrado en el año 2000. No hay nada que objetar al hecho de que 5 médicos presenten una ponencia en un Congreso, lo curioso es que a la mesa redonda posterior no fuera invitado ni estuviera presente ningún “médico alternativo” existiendo en ese momento 3 secciones (médicos naturistas, homeópatas y acupuntores) en el COMB. Al iniciar aquella mesa redonda el Dr. Màrius Foz hacía referencia al anterior Congreso celebrado en 1996 en el que ya mostraban su preocupación por la expansión de las prácticas alternativas de las que, en las conclusiones finales, se decía: “no están validadas científicamente y por tanto no cumplen los estándares científicos de rigor y eficacia y que su uso como sustitutivo de las terapéuticas probadas puede atrasar la aplicación de tratamientos eficaces impidiendo así o perjudicando seriamente la recuperación de los enfermos”. Esta preocupación se había incrementado en el año 2000 y decía el Dr. Foz: “¿….por qué hacemos una mesa redonda sobre este tema?” y el mismo se respondía: “pues porque este tema, nos guste o no, tiene una importancia extraordinaria en todo el mundo” (las cursivas son mías). Y a continuación mostraba un par de diapositivas que consideraba representativas de la situación donde se aportaban datos preocupantes. Efectivamente en USA en 1990, hace ahora 26 años, se produjeron 425 millones de visitas a terapias alternativas, por 385 millones a médicos de atención primaria. Esos 40 millones más de visitas a los alternativos, en el país más desarrollado del mundo, llamaba la atención de los ponentes. Aún llamaba más su atención que en 1993, el 34% de los norteamericanos hubiesen utilizado algún tipo de terapia alternativa y que ese porcentaje hubiera subido al 42% tres años después, en 1996. El panorama en Europa era parecido y según cifras del British Medical Assotiation el porcentaje de población que hacía uso de las medicinas alternativas era del 49% en Francia, del 46% en Alemania, del 32% en Finlandia, del 31% en Gran Bretaña, etc. El hecho de que la British Medical Assotiation publicase estas cifras es expresión misma de la preocupación que mencionábamos más arriba.

Han pasado unos 20 años, y lo más probable es que estas cifras hayan seguido creciendo. Sin computar otras terapias, se dice que a día de hoy unos 400 millones de personas hacen uso de la homeopatía en el mundo y unos 200.000 médicos la practican o prescriben. Son muchas personas y seguramente concentradas en áreas geográficas concretas; áreas que, dejando de la lado India y México, se localizan en países desarrollados con alta capacidad de consumo. Países que constituyen los mercados preferentes de las grandes corporaciones farmacéuticas. Sabido es que a las grandes corporaciones no les interesan los países con bajo nivel de consumo, no buscan ni investigan tratamientos para las enfermedades endémicas de esas áreas geográficas. Tampoco investigan sobre fármacos curativos como denunciaba, hace años, otro premio Nobel de Medicina, les interesa más cronificar las enfermedades. Parafraseando a las autoridades franquistas que clausuraron la Academia Médico-Homeopática de Barcelona de 1939 a 1953 porque decían “que no interesaba a la cultura nacional”, las grandes compañías farmacéuticas condenan al ostracismo a las regiones más depauperadas del planeta, o no investigan fármacos curativos, porque al parecer “no interesa a la cultura del balance comercial”.

Y precisamente en este momento de expansión de las prácticas alternativas en medicina, es cuando se desencadena esta especie de cruzada antihomeopática, disfrazada de rigor científico, dando por finalizada la convivencia y tolerancia a la que habíamos asistido en las últimas décadas. Y cómo seguramente no queda bien decir que estos abordajes médicos pueden ser altamente competitivos por su efectividad, por su bajo coste y por su nulo impacto sobre el medio ambiente, sueltan a los lebreles y empiezan a proliferar por doquier grupúsculos, cómo los escépticos financiados por no

sabemos quién, que con amplia resonancia mediática y el beneplácito de amplios los sectores médico-científicos dicen combatir la impostura y la superchería, arremetiendo en este caso contra la homeopatía y los homeópatas a los que se tilda de charlatanes y estafadores, con la coartada de que el medicamento homeopático no tiene principio activo. Si no fuera por el dramatismo que el asunto conlleva, la cosa tendría guasa, pero es que esto se produce además en un momento en el que prestigiosos científicos denuncian cómo las grandes compañías farmacéuticas han corrompido el sistema de salud, convirtiendo “científicamente” al consumo de fármacos en la tercera causa de muerte en el mundo sin que pase absolutamente nada, sin que nadie se estremezca. Curiosamente ante esta barbarie los escépticos, los periodistas y los sectores médico-científicos cómodamente instalados en las cátedras y otros puestos institucionales, no han dicho esta boca es mía, no han dicho ni pío, y olvidándose del precepto cristiano que dice que “no hay que criticar la mota en el ojo ajeno cuando en el tuyo tienes una viga” se dedican a fustigar cuales modernos Torquemadas a los nuevos herejes en que parecen haberse convertido los homeópatas. Y es precisamente Peter Gotzsche en ese libro demoledor titulado Medicamentos que matan y crimen organizado (que debería estar en la mesita de noche de políticos, médicos y ciudadanos en general), quien acusa a la industria de prácticas mafiosas y de haber corrompido los sistemas de salud a través de la extorsión y el soborno. Y es el Dr. Juan Gervas quien afirma que el 85% de la medicina es pseudociencia y sin embargo, y a pesar de lo que está cayendo, tenemos que soportar las “lindezas” de ese periodista que escribe en El País llamado Pablo Linde que se pregunta acerca del por qué no se prohíben los medicamentos homeopáticos; en su afán inquisitorial tal vez debería preguntarse por qué no se prohíben los “agentes y gentes medicinales” responsables de que el consumo de fármacos sea la tercera causa de muerte en el mundo.

Dicen que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Pero para olvidar previamente hay que conocer y no parece que los pueblos la conozcan mucho, entre otras cosas porque las llamadas humanidades están siendo expulsadas del templo universitario. El sometimiento del conocimiento a las fuerzas del mercado es inexorable y el Plan Bolonia así lo testimonia. Precisamente y para no olvidar, rescaté hace unos unos días de la estantería un viejo libro donde se reflexionaba sobre la construcción de la identidad de eso que se ha dado en llamar Europa pues las tensiones por las que pasa la vertebración de la UE se han agudizado con la crisis de los refugiados. El autor, el prestigioso historiador, Josep Fontana; el título Europa ante el espejo. Con la lucidez que le caracteriza, Fontana va diseccionando capítulo a capítulo hitos y mitos de esa pretendida identidad y así, en capítulo titulado El espejo cortés, al hablar del sometimiento y represión de las revueltas campesinas por las aristocracias feudales y eclesiásticas, podemos leer: “No bastaba con aplastar por la fuerza cada nuevo movimiento, sino que había que recuperar el control sobre las capas populares, con una reconquista moral que hiciese posible un nuevo consenso. La historia de Europa en los siglos XVI y XVII está marcada por ese esfuerzo de reconquista interior, destinada a crear una sociedad homogénea y a afirmar la hegemonía de los grupos dominantes. Reforma y Contrarreforma se esforzaron por igual en la doble tarea de luchar contra la disidencia -contra el brujo, el hereje, el incrédulo, el que vulneraba la moral establecida, el judío, etc.- y difundir una religiosidad ortodoxa que facilitase el control social a través del pastor o del párroco” (opus cit. pág. 90). Fue en ese contexto en el que figuras como Miguel Servet (descubridor de la circulación menor) y Giordano Bruno (maestro de Galileo) fueron quemados vivos en la hoguera, el primero por la Inquisión calvinista en 1.553 y el segundo por la Inquisión romana en 1.600. Al parecer, y según Fontana, en el periodo que hablamos “la caza de brujas” alcanzó su

apogeo y, aunque ya venía de lejos, se estima que fueron condenadas a muerte entre un mínimo de 50.000 y un máximo de 200.000. Homogenizar y someter, eran las palabras clave.

Y aunque pueda resultar disparatado parece que ahora vuelven los fantasmas que recorrieron Europa en los S. XVI-XVII. Parece que vuelven los Torquemadas, y nuevos herejes y brujas a los que “abrasar” en la hoguera, en este caso, científica. Tal vez en un futuro no muy lejano asistamos a piras en las plazas públicas donde libros y medicamentos homeopáticos sean calcinados en el fuego purificador. Parafraseando a Fontana, seguramente se trate difundir una “cientificidad ortodoxa” que facilite el control a través de los nuevos párrocos….de bata blanca. Someter y homogenizar that is the question que diría Sakespeare. Y la izquierda sin enterarse, incluso la más alternativa; también ellos creen que la ciencia está por encima del bien y del mal, creen que no presenta historicidad, parecen haber olvidado que la mirada a la vida, a la salud y a la enfermedad dependen directamente del sistema de creencias que dan coherencia a cualquier sociedad. Con sus luces y sus sombras la ciencia, la medicina que tenemos es la propia de esa formación social caracterizada por la economía de libre mercado cuyo paradigma filosófico y científico fundamental está inspirado en el mecanicismo. El mecanicismo como paradigma determina la mirada que hacemos al mundo. El mecanicismo crea los conceptos a partir de los cuales se interpreta la realidad. El mecanicismo es el paradigma que surge de la revolución científica de los S. XVII-XVIII y aunque no lo sepamos, con los nuevos conceptos creados, determina la percepción y la interpretación que hacemos de todos los fenómenos observables. El mecanicismo surge a rebufo de la Revolución Industrial conformando un todo y buscará mecanismos, reacciones de causa-efecto, por doquier para desentrañar la realidad inexpugnable. Es la metáfora del Universo como una gran máquina. Y una sociedad industrial tendrá una ciencia y una medicina industrial. Y una producción industrial de medicamentos requerirá de una producción industrial de diagnósticos y ahí tendrá difícil encaje el abordaje homeopático clásico. Y la izquierda sin enterarse, como si el problema se redujera a cómo se distribuyen las mercancías y la riqueza. Sin enterarse y con análisis muy superficiales y mediocres, la izquierda parece haberse tragado el anzuelo y creen que la única, la auténtica verdad es la que dictan desde el “Templo” industrial determinados científicos y determinada ciencia.

Que lástima.

Albacete, marzo de 2016

Juan Manuel Marín Olmos

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona (1981)

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona (1987)

 

1. Recursos homeopáticos en Internet
3. Revistas on-line
Anuncios